No sólo es París

Procuro no afligirme demasiado por los horrores que pasan alrededor del mundo y no es exactamente que no me importe que día con día haya peores noticias sino que siento que escribir en las redes sociales PrayForParis o similares etiquetas no ayudan en absolutamente nada a que el mundo sea un lugar más seguro para gente inocente que ha perdido la vida por estar en el momento y el lugar equivocado. Sin embargo, me adentré en la historia no tan extensa de la chica mexicana que perdió la vida en el atentado en París y creo que muy pocos saben o podrían conocer lo que la gente cercana a ella podría estar sintiendo en este preciso momento.

Michell no era solamente una estudiante de intercambio en el extranjero que seguramente dejó seres queridos acá en México sino que a la vez era la reciente prometida de un italiano que en octubre de este año le acaba de pedir que compartieran su vida juntos. No digo que esto haga más relevante su muerte que la de los demás pero conociendo la historia de ella podemos entender como uno por uno de los fallecidos tiene la misma importancia y no sólo es París.

No siempre son las grandes noticias de la gente que murió lo que me hace darme cuenta que algo nunca ha estado bien sino, además, conocer los detalles personales de cada una de las personas, que hacían, de que vivían, gustos, físico forma de ser, ya que estas características son los que nos hacen a los seres humano apegarnos y encariñarnos con alguien. El nombre Michell no me dice nada sólo con leerlo pero conocer su pasado aunque sea de la forma más superficial es lo que me desgarra el alma porque me hace ponerme en su lugar no tanto como la persona que murió sino los que nos quedamos con la incertidumbre y la impotencia.

“Ti amo amore mio. Riposa en pace.”, fue el último estado que su prometido publicó después de que la noticia del atentado en Francia se hiciera viral. Y lo que es aún más desgarrante es que tus estados no le van a devolver la vida a su prometida y tampoco que cambies tu foto de perfil le va a dar un día más para abrazarla y decirle que la ama. Darle el apoyo al gobierno francés y nuestro más grande pésame a todos los parisienses no le van a regresar el último suspiro a Michell, como tampoco regresaron a los 43 desaparecidos de Ayotzinapa ni le dieron refugio a los millones de Sirios y mucho menos le van a dar paz al mundo.

Lo importante aquí ya no es tener miedo y no salir a la calle nunca para que no nos pase nada sino realmente preguntarnos: ¿por qué aún hay gente que sigue creyendo que hay que atacar violencia con más violencia? Después no sólo va a ser un italiano llorando sobre el ataúd de su prometida fallecida sino tú o alguien cercano a ti porque pensaste solamente en preocuparte por lo que acaba de ocurrir hace dos días en una país que es potencia mundial y no darte cuenta que también aquí en tu propio país hay gente con toque de queda, que no puede salir de su casa después de cierta hora porque podría morir, que día con día rezan que sus hijos que están fuera puedan volver a casa a pasar la Navidad y agradecen que no les ha llegado una llamada con malas noticias. Porque no solamente hay muertes en París y no solamente hay gente mala en los países Europeos o en Estados Unidos. Y en esta historia el protagonista no es sólo Francia, también es México. también es Italia y, principalmente, es el mundo entero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s