En teoría, está todo bien…

En teoría, está todo bien con ser independiente pero voy a ser muy sincera y no voy a mentir ni un poco a lo largo de este texto, ni para hacer las cosas un tanto más amenas ni para dejar de preocupar a la gente que se interesa por mí. Primero que nada, estoy bien, estoy feliz, estoy tranquila.
 
A ocho meses (casi) de haber llegado a Guadalajara me estoy dando cuenta que no me equivoqué ni un poco en haber dejado todo atrás y empezar desde cero en una ciudad que no sólo era completamente desconocida para mí por si sola sino que, además, era un reto ya que llegué completamente en ceros. Nada tenía yo aquí. Pero no me arrepiento porque en parte esta ciudad es de lo mejor que me ha pasado en la vida pero dije que no iba a mentir así que seré sincera: me he llegado a sentir miserable.
 
No lo tomen a mal ni le den mucha más importancia de la que debe tener. Soy feliz y me siento satisfecha y completamente llena de vida pero quiero volver a Querétaro también. No a vivir y no para siempre. A lo que me refiero es que me gustaría ver a mi familia todos los días y seguir viviendo la vida que tengo aquí pero es imposible y la imposibilidad y la impotencia son lo que hacen, en veces, mi vida un poco menos amena. Reitero: no lo tomen a mal. Soy infinitamente feliz con las personas que he conocido aquí en Guadalajara. He hecho muchos amigos y estoy completamente enamorada de la ciudad y de la gente que he conocido pero nadie nunca va a poder reemplazar a mis papás ni a mi mejor amiga, Moni.
 
Y por más que ame y adore estar aquí siempre me voy a levantar cada mañana extrañando a alguien(es). Pero es inevitable así que solamente me voy a desahogar ahora con este texto para seguir haciendo tarea porque crean o no vine aquí porque creo que esta ciudad tiene una historia que ayudarme a escribir y no podría estar en ningún otro lugar con ninguna otra persona en este momento pero aún con todo lo bueno me queda un pequeño hueco en el corazón donde Querétaro me hace mucha falta.
 
Y ya, fue todo de andar lloriqueando. Me voy a poner a trabajar que para eso decidí venirme y empezar de nuevo. Y que gran bendición. La verdad estoy completamente agradecida de estar aquí en Guadalajara aunque no te tenga, Querétaro.
Anuncios