No sólo es París

Procuro no afligirme demasiado por los horrores que pasan alrededor del mundo y no es exactamente que no me importe que día con día haya peores noticias sino que siento que escribir en las redes sociales PrayForParis o similares etiquetas no ayudan en absolutamente nada a que el mundo sea un lugar más seguro para gente inocente que ha perdido la vida por estar en el momento y el lugar equivocado. Sin embargo, me adentré en la historia no tan extensa de la chica mexicana que perdió la vida en el atentado en París y creo que muy pocos saben o podrían conocer lo que la gente cercana a ella podría estar sintiendo en este preciso momento.

Michell no era solamente una estudiante de intercambio en el extranjero que seguramente dejó seres queridos acá en México sino que a la vez era la reciente prometida de un italiano que en octubre de este año le acaba de pedir que compartieran su vida juntos. No digo que esto haga más relevante su muerte que la de los demás pero conociendo la historia de ella podemos entender como uno por uno de los fallecidos tiene la misma importancia y no sólo es París.

No siempre son las grandes noticias de la gente que murió lo que me hace darme cuenta que algo nunca ha estado bien sino, además, conocer los detalles personales de cada una de las personas, que hacían, de que vivían, gustos, físico forma de ser, ya que estas características son los que nos hacen a los seres humano apegarnos y encariñarnos con alguien. El nombre Michell no me dice nada sólo con leerlo pero conocer su pasado aunque sea de la forma más superficial es lo que me desgarra el alma porque me hace ponerme en su lugar no tanto como la persona que murió sino los que nos quedamos con la incertidumbre y la impotencia.

“Ti amo amore mio. Riposa en pace.”, fue el último estado que su prometido publicó después de que la noticia del atentado en Francia se hiciera viral. Y lo que es aún más desgarrante es que tus estados no le van a devolver la vida a su prometida y tampoco que cambies tu foto de perfil le va a dar un día más para abrazarla y decirle que la ama. Darle el apoyo al gobierno francés y nuestro más grande pésame a todos los parisienses no le van a regresar el último suspiro a Michell, como tampoco regresaron a los 43 desaparecidos de Ayotzinapa ni le dieron refugio a los millones de Sirios y mucho menos le van a dar paz al mundo.

Lo importante aquí ya no es tener miedo y no salir a la calle nunca para que no nos pase nada sino realmente preguntarnos: ¿por qué aún hay gente que sigue creyendo que hay que atacar violencia con más violencia? Después no sólo va a ser un italiano llorando sobre el ataúd de su prometida fallecida sino tú o alguien cercano a ti porque pensaste solamente en preocuparte por lo que acaba de ocurrir hace dos días en una país que es potencia mundial y no darte cuenta que también aquí en tu propio país hay gente con toque de queda, que no puede salir de su casa después de cierta hora porque podría morir, que día con día rezan que sus hijos que están fuera puedan volver a casa a pasar la Navidad y agradecen que no les ha llegado una llamada con malas noticias. Porque no solamente hay muertes en París y no solamente hay gente mala en los países Europeos o en Estados Unidos. Y en esta historia el protagonista no es sólo Francia, también es México. también es Italia y, principalmente, es el mundo entero.

Anuncios

En teoría, está todo bien…

En teoría, está todo bien con ser independiente pero voy a ser muy sincera y no voy a mentir ni un poco a lo largo de este texto, ni para hacer las cosas un tanto más amenas ni para dejar de preocupar a la gente que se interesa por mí. Primero que nada, estoy bien, estoy feliz, estoy tranquila.
 
A ocho meses (casi) de haber llegado a Guadalajara me estoy dando cuenta que no me equivoqué ni un poco en haber dejado todo atrás y empezar desde cero en una ciudad que no sólo era completamente desconocida para mí por si sola sino que, además, era un reto ya que llegué completamente en ceros. Nada tenía yo aquí. Pero no me arrepiento porque en parte esta ciudad es de lo mejor que me ha pasado en la vida pero dije que no iba a mentir así que seré sincera: me he llegado a sentir miserable.
 
No lo tomen a mal ni le den mucha más importancia de la que debe tener. Soy feliz y me siento satisfecha y completamente llena de vida pero quiero volver a Querétaro también. No a vivir y no para siempre. A lo que me refiero es que me gustaría ver a mi familia todos los días y seguir viviendo la vida que tengo aquí pero es imposible y la imposibilidad y la impotencia son lo que hacen, en veces, mi vida un poco menos amena. Reitero: no lo tomen a mal. Soy infinitamente feliz con las personas que he conocido aquí en Guadalajara. He hecho muchos amigos y estoy completamente enamorada de la ciudad y de la gente que he conocido pero nadie nunca va a poder reemplazar a mis papás ni a mi mejor amiga, Moni.
 
Y por más que ame y adore estar aquí siempre me voy a levantar cada mañana extrañando a alguien(es). Pero es inevitable así que solamente me voy a desahogar ahora con este texto para seguir haciendo tarea porque crean o no vine aquí porque creo que esta ciudad tiene una historia que ayudarme a escribir y no podría estar en ningún otro lugar con ninguna otra persona en este momento pero aún con todo lo bueno me queda un pequeño hueco en el corazón donde Querétaro me hace mucha falta.
 
Y ya, fue todo de andar lloriqueando. Me voy a poner a trabajar que para eso decidí venirme y empezar de nuevo. Y que gran bendición. La verdad estoy completamente agradecida de estar aquí en Guadalajara aunque no te tenga, Querétaro.

Por amor al arte

La primera clase de este nuevo semestre es la más importante para cualquier arquitecto durante su estudio de la arquitectura. Ya sea que le llamen composición, proyectos o algún otro nombre a fin, esta materia nos va forjando a nosotros los diamantes en bruto en joyas carísimas en una tienda en París. A lo que voy, no podía simplemente pasar desapercibida esta clase. Y, sinceramente, de ella depende el valor del periodo completo ya que ninguna materia importa más, si esta materia es mala, todas las demás también lo son. Por suerte para mí me tocó una maestra que sabe hablar apasionadamente de la arquitectura y de sus teorías.

A todo esto, nos pidió hacer una investigación sobre algunas simples palabras que usadas en un mismo enunciado pueden formar una de las mejores frases para describir la arquitectura: paradigma, concepto, boceto, esbozo y metodología. Y como yo suelo hacer todos mis proyectos como si fueran entradas de un blog estoy convirtiendo esta investigación en exactamente eso: una entrada en un blog. Así que, empecemos:

¿Qué es un paradigma? Según los autores de la revista Paradigma, un paradigma es un conjunto de compromisos compartidos dentro de los cuales yacen supuestos que permiten crear un marco conceptual a partir del cual se le da cierto sentido y significado al mundo. Traducción: un paradigma es un suceso que afecta el sentido y significado de absolutamente todo lo que nos rodea. Analicemos. ¿Qué tiene que ver esto con la arquitectura? Sencillo: basándonos en paradigmas podemos llegar a encontrar símbolos dentro del ámbito arquitectónico que nos van guiando paso por paso a una buena aportación estructural para la sociedad. Así como los científicos parten de teorías que en este caso podemos darnos el lujo de llamar paradigmas, el arquitecto también parte de una idea ya pensada y elaborada que no necesariamente tiene que mantenerse intacta: los paradigmas también pueden ser modificados y moldear la forma en que se realiza algo. Ahora que ya tenemos un paradigma podemos pensar en los conceptos que se pueden derivar de éste. Para poder continuar definamos la palabra concepto: un concepto es, muy vagamente, una idea de la cual se puede fundamentar una propuesta. O, sea, ¿cómo una teoría? Algo así. La definición denotativa de la palabra concepto, tal como lo dice la Real Academia Española, es idea que concibe o forma el entendimiento. Por ejemplo, el concepto “casa-habitación” de la cual parten una serie de ideas para empezar a diseñar y poder bocetar, que es una de las cosas que los artistas en general más anhelamos hacer. El acto de hacer un boceto es más o menos como tomar un mapa y trazar una línea y de ahí partir a un viaje desconocido. Realmente, sabemos a dónde queremos llegar pero no tenemos mucha idea ni de cómo vamos a llegar ni de cómo va a ser el camino; el boceto es sólo el punto de partida. Y el esbozo, al parecer, es algo similar: un esquema sin detalles que representa una idea principal. Para más información sobre bocetos sumamente esquemáticos, consultar en su herramienta de búsqueda en línea preferida: sketches de Frank Gehry. No se van a arrepentir.

Y ya, para finalizar, tenemos una metodología basada en todo nuestro estudio previo. Ya sabemos qué es lo que está establecido, tenemos nuestras teorías, nuestras ideas esquemáticas y ahora sólo falta el proceso o los pasos a seguir. Nos hace falta una metodología. Pero no hay problema, la establecemos. Primero que nada, ¿qué es una metodología? Teóricamente, es un conjunto de métodos que se siguen en una investigación científica o en una exposición doctrinal. Básicamente, lo que había mencionado antes: pasos a seguir.

Ahora sí, ponentes, ya definimos. ¿Qué vamos a hacer al respecto? La arquitectura no se crea sola y tampoco solamente se da por obra de un dios creativo dentro de nuestra mente artística. Es un arduo trabajo lleno de investigación, síntesis y análisis; que es justo lo que acabamos de hacer. Ahora sí podemos empezar a trabajar. Y lo que viene es todavía más complejo pero vale la pena. Por amor al arte siempre vale la pena.